lunes, 20 de febrero de 2012

Numero de casos de muerte de gripe Aviar serian exagerados


La gripe aviar H5N1 podría ser menos mortal para los humanos de lo que se pensaba En la comunicad médica de Estados Unidos hay un gran debate sobre si deberían o no publicar los resultados sobre la transmisibilidad de la gripe H5N1. Supongamos que el virus de la gripe aviar puede propagarse fácilmente entre las personas, ¿Qué tan mortal sería esta pandemia de H5N1 para los seres humanos?

 Los científicos que estudian esta gripe tienden a eludir esta pregunta, alegando que no es posible predecir cuán letal seguirá siendo el virus una vez que haya mutado para adaptarse a la fisiología humana. Nos remitiremos a las aterradoras cifras actuales: 59% de personas infectadas con el virus han muerto. Más concretamente, de las 584 personas que han dado positivo en el test de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que confirma infección con el H5N1, 345 han muerto. (Estas cifras están actualizadas al 8 de febrero de 2012.)

Pero, ¿qué tal si el H5N1 no es tan mortal como las cifras oficiales sugieren? De hecho, dos investigadores han acusado esta controversia en la publicación sobre el H5N1insistiendo que los números están equivocados, que la tasa de mortalidad real es mucho más baja y que la mala política está siendo impulsada por cifras infladas. Un grupo de médicos se oponen vehementemente a la decisión que se ha tomado de no publicar los detalles de la investigación realizada por Yoshihiro Kawaoka de la Universidad de Madison, donde se describe si el virus H5N1 podría ser transmisible a especies no aviares. El problema es que la comunicad científica ha decidido no publicar los detalles de este estudio, lo que se presta a malas interpretaciones.

 El grupo de médicos opositores a esta decisión, sugieren que el problema es de"orden de magnitud" y que las cifras oficiales publicadas son demasiado altas. Recientes estudios han publicado que se han encontrados anticuerpos para el H5N1 en la sangre de algunos habitantes de un pueblo en Tailandia. Si un 9% de los asiáticos que viven en zonas rurales tienen anticuerpos contra el virus, la percepción de la peligrosidad de la cepa H5N1 cambia drásticamente. Además, se sabe que los casos que salen a la luz y que son contados por la OMS son sólo una parte desconocida del total de infecciones producidas en humanos. El problema con el conteo oficial de casos es que solo se consideran aquellos en los que el paciente está realmente enfermo. Por ejemplo, para entrar en la definición de “caso” para la OMS el paciente debe presentar fiebre alta y dar positivo en el análisis de laboratorio para el H5N1. Este análisis se hace en un hospital pero, ¿qué hay de los pacientes que solo se sintieron mal un par de días y simplemente no ameritaba ir a un hospital? Los casos leves causados por el H5N1 nunca saldrán a la luz en virtud a esta definición. Si los únicos casos que conocemos son los que van a morir, entonces uno podría creer que la tasa de incidencia / mortalidad es muy alta debido a que carecen de vigilancia de los casos menos sintomáticos. Remontémonos al primer informe de literatura científica sobre la presunta infección persona a persona del virus H5N1.

Todo comenzó con un grupo de 3 infecciones que iniciaron con una niña de 11 de edad que enfermó en setiembre del 2004. Ella vivía con una tía mientras su madre trabajaba en una ciudad lejana. Tanto la tía como la madre, que vino a casa para cuidar a la niña, se enfermaron, la madre y la hija murieron. Las tres tenían claramente muestras positivas para H5N1 (se confirmó con un frotis de garganta de la tía y en una muestra de tejido de la madre). Sin embargo, el hospital había pensado que la niña tenía fiebre del dengue. Para el momento que se dieron cuenta de que tenían el H5N1, la niña había muerto y su cuerpo había sido incinerado. Oficialmente, ese grupo se redujo a dos casos, no ha tres. Lo que hace que, haciendo los cálculos, se muestre como 2 casos y 2 muertes, en lugar de 3 casos pero solo 2 muertes, haciendo pensar que la letalidad del virus es mucho mayor.

Dadas las limitaciones del sistema para la búsqueda de casos en seres humanos, los investigadores han estado llevando a cabo el análisis de muestras de sangre de grupos de personas que estuvieron expuestas al virus para ver si tienen anticuerpos específicos a la misma.

Eso sería una señal de que habían contraído la enfermedad y sobrevivieron. Más de 20 estudios se han completado desde 1997, cuando surgieron los primeros casos de infección por virus H5N1 en seres humanos. Se analizaron trabajadores con pollos infectados sacrificados, trabajadores de salud que atendieron a pacientes con H5N1, las personas que trabajaban en los mercados de animales vivos y las personas que vivían en las aldeas donde los casos se habían producido. Los estudios se han realizado en China, Indonesia, Nigeria, Camboya, Tailandia y otros lugares, esto es importante porque diferentes subfamilias del virus H5N1 circulan en diferentes partes del mundo y algunos-hipotéticamente- podrían causar una enfermedad más grave que otros. Los estudios concluyeron que la infección por virus H5N1 fue más frecuente (y por lo tanto menos letal) que las cifras oficiales. El problema es que la comunicad médica no se pone de acuerdo sobre este punto. Si el virus no es tan letal, ¿entonces por qué se dispone tanto tiempo y dinero en estudiarlo? ¿Por qué se ha hecho todo un escándalo al respecto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

David Ruiz Vela en Google